(trescientos cuarenta y cuatro mil ochoscientos noventa y tres coma veintisiete)

después de un patafísico somnífero

abrí desde afuera

lo que adentro había dejado

cuando ataste el suelo,

sólo ahí,

el asco alacránico de lo consuetudinario, 

el no-suelo,

la no-almohada,

el no-sueño,

el no-no

y perderse entonces para pedir

una vuelta más

del asco alacránico

porque sube

y te olvidás.

 

Advertisements

One thought on “(trescientos cuarenta y cuatro mil ochoscientos noventa y tres coma veintisiete)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s