que pin, que pám

Sentado de repente frente al vaso de agua descubre el color de la mariposa que hace 15 minutos tiene parada en el hombro izquierdo. Es cuestión ahora nomás de pararse en un pie (preferiblemente en el derecho para equilibrar el peso de la mariposa en el hombro izquierdo) y ponerse agritardesaforadamentenelmediodelacanchadefúbolcinco porque si no llega el tren y si llega el tren da muchas veces lo mismo. De repente frente al vaso de agua abre los ojos y busca con locura esa cascada que oye desde adentro bumbumbum turu rum rum rum y recién entonces percibe que más que agua es un tambor o un teléfono vibrando brrrrr rbrrr rbrbrbrbrb ahí se viene acordar del nerviosismo por el cual cuando viaja en subte muchas veces cree que lo llaman o le mandan un eseemese y en realidad no es más que el efecto, el efecto, el fecto, facto, fecho, efe, efe, eee, co, feco, keto, cleto, meto, saco, eso, el efecto, el efecto de deeehmm, de  ay, mierda de las ondas locas que a través del espacio viajan y hacen que uno piense que le vibra el aparatito y es el subte en realidad pero  EN realidad, DE en eserio lo que tiene ahora es otra cosa, es la mariposa en el hombro, el peso en el pie, la uña del dedo gordo que se le desbarata y el dedo chiquito que se le dobla un poco para arriba y que no puede pensar porque ahora se le metió algo en el pie ayayayayyaya y no, que no, que no, que no es la locura dermatozoica porque no, eso es todo psicológico man, a mí lo que me molesta es la uña del dedo gordo del pie y no poder entender de qué habla el piojoso que está ahí arriba porque no se puede dejar de rascar la cabeza y entonces se va más cerca del mono que de otra cosa, con una uña, con un dedo, con un pie, con un piojo, con una cabeza y con una mariposa que le pesa en el hombro.

Advertisements

2 thoughts on “que pin, que pám

  1. como cuando, por esa moda de dejar lo importante para decir para después de verse en uno de esos mensajitos, lo que en un segundo sabés que puede ser y te para el corazón en sólo unas milésimas de ese segundo… tírese en la cama y siga. no piense que el aparatito le vaya a cantar la justa… el subte te pone raro, pero merde… como me asusta cuando voy por el pasillo atiborrado de gente y me acuerdo de alguna de esas obras de roger waters con floyd, que bueno que me guste tanto caminar

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s